Una buena construcción sí importa, y se exige calidad. Estudios alrededor del mundo.

De la investigación realizada se nota que en muchos países de la región se viene trabajando en lo que respecta a la calidad. En el Perú existe un Comité de la Calidad de la Cámara Peruana de la Construcción, donde el presidente de este comité  Samaniego (2014) distingue que la calidad debe definirse por el grado y el nivel, y basándose en la  norma ISO 9000 que refiere a la calidad como el grado en el que un conjunto de características inherentes cumple con los requisitos. En el caso de un proyecto de edificación, será que la construcción cumpla con las especificaciones de planos y diseños y éstos a la vez cumplan con las normas de construcción y criterios sismorresistentes.

Desde el comité mencionado anteriormente se desea crear una cultura de calidad en el sector construcción y a la vez crear contenidos en materia de gestión de la calidad y difundirlos entre los profesionales. Esta  cultura debe partir de la gerencia general de las empresas constructoras, así como fortalecerse la carrera de ingeniero de calidad.

En esa misma línea, Romero y Pérez (2012) realizan un estudio del impacto positivo del control de calidad en la construcción de viviendas en Lima. En esta investigación los autores desarrollan y aplican un plan de calidad a la construcción de un edificio de 15 pisos. En dicho plan desarrollan procedimientos de control  y  procedimientos de gestión aplicándolos a la obra. También obtiene el costo de implementación de este plan con la creación de un departamento de calidad que es de 1.46% del presupuesto del proyecto y propone un dossier de calidad para el proyecto. También se formó a los obreros con 1426 HH de capacitación y se obtuvieron listas de no conformidades (NC) que con el transcurso de los meses, en la obra,  fueron disminuyendo,  demostrando así que el plan si funcionaba. En estas NC se detectaron que sus causas en un 90% eran debido a la mano de obra.

En otro país de Latinoamérica como es República Dominicana, Leguisamón (2012) realiza un estudio sobre la calidad en la entrega de las viviendas. En éste aborda el problema desde el resultado final de la vivienda en sus acabados y sus vicios ocultos, que son evidenciados  por sus propietarios analizando las reclamaciones que éstos hacen en los organismos públicos. En este estudio, el autor determina cuáles son las causas de los distintos defectos y problemas presentados y propone medidas de corrección. Leguisamón también realiza  peritajes a 3 edificios de departamentos recién construidos y habitados y constata la presencia de un sinnúmero de defectos. Entre las conclusiones destaca que todos estos defectos se deben a tres factores: negligencia por parte de la mano de obra, mala práctica de los procesos constructivos y una calidad deficiente de los materiales empleados. Cabe destacar el enfoque de esta tesis ya que se fija más en los acabados y en la etapa de entrega, cosa que varía con nuestro estudio el cual está enfocado a la calidad de la estructura.

En México, Coyoc (2014) sostiene que mientras anteriormente en el planeamiento tradicional del proceso de construcción centraba su atención en dos parámetros fundamentales: costo y plazo, ahora el proceso de la calidad es un parámetro que ha cobrado fuerza. También propone 5 acciones sobre la calidad: definirla, producirla, comprobarla, demostrarla y documentarla. Este autor asigna al supervisor y al residente  de un  proyecto como los responsables en una obra de la aplicación del sistema de gestión de la calidad. También destaca las reuniones de trabajo como una herramienta importante de comunicación y control para el buen desarrollo de los trabajos de construcción.  Esto que es muy obvio, sin embargo en algunas constructoras estas reuniones semanales de obra no se realizan.

Rosado (2012) hace un estudio sobre los controles de calidad existentes en algunos países de Europa como son Inglaterra y España, así como en Estados Unidos. Para ello se estudiaron los siguientes códigos relacionados con el diseño de ingeniería: Código Técnico de la Edificación, EHE-08 y EAE (España), el Building Regulation (U.K.) y el Building Code del ICC, el ACI-318 y el AISC (U.E.). Además, en esta investigación, se analizó una normativa denominada Directiva 89/106/CEE, la cual regula los productos de construcción en la Eurozona.

Es muy interesante este estudio ya que detecta 5 fases importantes dentro del ciclo de vida de una obra, a saber: el proyecto en sí, los materiales, la fase de adjudicación, la ejecución o construcción, y la fase de uso y mantenimiento; y para cada una de las fases arriba señaladas hace un estudio comparativo de cómo  va la tendencia en cuanto al control y aseguramiento de la calidad de cada una de ellas. Con respecto a la fase de calidad en la fase de construcción, el autor analiza los  modelos de inspección y de control de calidad utilizados. Por ejemplo en el Reino Unido existen autocertificaciones de las mismas constructoras y también certificaciones de un ente estatal o de un privado que han conseguido una mejora de la calidad de las obras. En España existen dos figuras: la del director de obra y la del director de la ejecución de la obra. Ambos son encargados de controlar la recepción en obra de materiales, productos y equipos; así como de controlar la ejecución de acuerdo a especificaciones y finamente controlar la obra terminada. 

Figura 1. En España existen dos códigos de diseño de ingeniería: Código Técnico de la Edificación, EHE-08 y EAE.

En Estados Unidos existe un organismo gubernamental denominado Unidad de Ingeniería de Campo en cada estado, el cual se encarga de supervisar las obras en construcción para asegurar que cumplan con todos los reglamentos y diseños aprobados. Como conclusión del estudio se recalca que Estados Unidos es el país que tiene un mejor sistema de control y aseguramiento de la calidad en la construcción con una valoración de 3.75 puntos en la etapa de ejecución, mientras que España obtienen 1.5 puntos en esa misma etapa.  Con respecto a la calidad del proyecto o diseño, también Estados Unidos superó a Reino Unido y España, con 5 puntos de valoración, sobre los 3.75 puntos que obtuvieron esos otros dos países evaluados.

También existen estudios con respecto a la calidad en la industria de la construcción en países lejanos como Islandia (Dagbjartsdóttir, 2012). Partiendo de una premisa que en la industria de la construcción islandesa, la calidad es pobre, los presupuestos no son confiables y los precios son muy altos, en esta investigación pretende detectar cómo se encuentra el estado de la calidad en ese sector construcción y cómo corregir los problemas de calidad evidenciados. Para ello analiza teóricamente el estado de la calidad así como recoge experiencias tenidas en reuniones con constructoras, así como cuestionarios y encuestas a varias firmas constructoras  y entrevistas con los directores de calidad de las 4 más grandes empresas del rubro. En ellas se destacan tres preguntas realizadas: ¿Es la calidad un problema para la industria de la construcción en Islandia?, ¿Los sistemas de gestión de la calidad incrementan la calidad?, ¿Hay algunos vacíos en el uso de sistemas de gestión de la calidad?  En su tesis, la autora, reconoce que existe un triángulo en la construcción: calidad, costo y tiempo, y que es la calidad la primera de los tres componentes en descuidarse en aras de incrementar los ahorros en costos así como reducir tiempo.

Entre los resultados obtenidos del cuestionario realizado en esa investigación muestra que en un 46% de los empleados encuestados de las empresas constructoras se muestran positivos con respecto al entrenamiento por parte de su compañía en lo que al sistema de gestión de calidad se refiere. En referencia a las pregunta sobre si en su trabajo aplica la gestión de calidad implementada se obtuvo un 65% como respuesta positiva; así entre otras muchas preguntas como definir el concepto de calidad, o si sabían el costo destinado a calidad. También se obtuvieron resultados con respecto a algunos indicadores de calidad: trabajos rehechos debido a errores, inspecciones regulares, programas de calidad certificada como ISO 9000, existencia de un departamento o comité de calidad, satisfacción del cliente, etc. Con respecto a las entrevistas las respuestas se segmentaron en varios temas: motivo de implementar un sistema de calidad, beneficios del sistema de calidad, costo del sistema calidad, Educación y entrenamiento en el sistema.

Finalmente entre una de las conclusiones del estudio es que uno de los principales problemas que existen en la industria de la construcción es que no se ha desarrollado  una cultura de la calidad y son los propietarios de los proyectos piezas claves para incrementar el uso de sistemas de gestión de calidad para realizar esta mejora.

Zaidi y Davies (2010) realizan un estudio de la calidad de la construcción de viviendas en Australia enfocados en que en esta industria existen  desperdicios y trabajos rehechos que no aportan con la sostenibilidad. En Australia los costos de trabajos rectificados y rehechos pueden llegar incluso  a un 12% a pesar de que existen regulaciones a los materiales  e inspecciones en la fase constructiva. Por ello este estudio se ofrece un modelo de proceso de  transferencia de conocimientos, entre todos los involucrados en el sector construcción,  para así mejorar la calidad de la industria centrándose en 4 ejes: control, innovación, guía de mejores prácticas, auditoría/evaluación.

También  la Asociación de Administración de Complejos de Australia (FMAA por sus siglas en inglés) sostiene que una inadecuada transferencia de conocimientos es lo que impide la calidad en el sector construcción australiano. Una cosa interesante que propone este estudio es que para renovar la licencia de construcción a las compañías constructoras debería condicionarlas a asistir a seminarios y workshops para que su personal actualice sus conocimientos y habilidades sobre nuevas prácticas y tecnologías en la construcción. Como conclusión se detalla que uno de las mejores maneras de asegurar la calidad es la transferencia de conocimientos y que éstos- los códigos y reglamentos actualizados - lleguen directamente a las constructoras. Otra conclusión es que una buena calidad en la construcción reduce los costos por trabajos rehechos y de mantenimiento en la vida útil de las viviendas, así como de los desperdicios; por tanto es favorable para la sostenibilidad del medioambiente. También incide en educar a organizaciones públicas y privadas en el mantenimiento y remodelación sus  edificaciones en stock para alargar su vida útil y no demolerlas y construir nuevas para de este modo dar una solución más eficiente desde el punto de vista de la sostenibilidad.

También el Comité para el Desarrollo de la Industria de la Construcción de Sudáfrica (CIDB, 2011) desarrolló una investigación sobre la calidad de la construcción en dicho país desde el enfoque del cliente. En dicho estudio el 20% de los clientes se mostraron neutrales o insatisfechos con sus proyectos y el 12% de los proyectos tuvieron algunos niveles de defectos o resultaron inapropiados. En el sector de vivienda, el nivel de insatisfacción del cliente es alto sobre todo en la clase socioeconómica media y baja debido a la pobre calidad de sus construcciones. No se da esto para la clase alta, cuya calidad es buena. En este reporte también se investigó que la calidad podría también estar fallando debido a irregularidades en el proceso de selección de contratistas, quienes no cumplen con los requerimientos de la obra a ejecutar. El tema de la corrupción y el soborno en el mundo de la construcción es algo que también constituye un obstáculo para la calidad de una obra. Este estudio es muy significativo porque ya involucra la ética en la construcción como garantía para la buena calidad de una obra. Finalmente esta investigación también se fija en que tan efectiva es la fiscalización por parte del cliente para que la contratista cumpla con los requerimientos.

En un ámbito más local hay estudios sobre la creación de un modelo - desde la etapa de planificación - para asegurar la calidad en edificaciones habitacionales de la ciudad de Cuenca (Izquierdo, 2013). Aquí se describen algunos modelos que ayudar a asegurar la calidad como son Lean Construction, el sistema 5´S, el modelo 3CV+2 y el KAISEN aplicado a la construcción. El enfoque de este trabajo consistió en desarrollar y aplicar un modelo nuevo de aseguramiento de la calidad a dos proyectos específicos: Un proyecto habitacional de Vivienda Solidaria Capulispamba de la empresa Pública Municipal de Vivienda y el otro de un condominio denominado Alicante. Para cada uno de ellos se desarrolla el modelo para sus etapas de Planificación, ejecución, entrega. En la etapa de ejecución se identifican los procesos constructivos y se hacen listas de actividades para su verificación. También se desarrollan unos formularios por proceso constructivo para aseguramiento de la calidad. Se midió, asimismo, la programación en relación a las actividades programadas y las ejecutadas.

Entre las conclusiones se destaca que este modelo permite al proyectista y constructor obtener -con un sistema de información inicial, luego de ciertas actividades,  unos resultados que aseguran la calidad de una obra ya que se apoya en formularios de verificación de actividades y procesos. También otra conclusión es que estos formatos pueden servir para la supervisión y control en las obras de vivienda, ya que incorporan la NEC y otros reglamentos.